En nombre de la patria: Juan Carlos Distéfano a la Bienal de Venecia 2015

Se trata de un envío titulado “La rebeldía de las formas”, integrado por 16 obras de arte que ocuparán los 500 metros cuadrados del pabellón argentino en los Arsenales de Venecia, que incluye piezas emblemáticas del artista nacido en Villa Celina en 1933, pertenecientes a coleccionistas privados y al Museo de Bellas Artes de Houston.

Así lo explicó  en una conferencia de prensa la semana pasada en el Ministerio de Relaciones exteriores, la directora de Asuntos Culturales de la Cancillería, Magdalena Faillace, también comisaria de este envío, junto al artista, a la curadora María Teresa Constantin, el historiador José Emilio Burucúa (a cargo del texto del catálogo) y Patricio López Méndez, quien realizó el diseño de montaje.

“A los argentinos nos cuesta tanto ponernos de acuerdo en todas las cosas pero estoy segura de que ningún artista de cualquier tendencia o ideología puede objetar esta elección. Nos honra a la Argentina que la obra de Distéfano esté en el pabellón, de 1570, adquirido en comodato hasta el 2033, una de las cosas más importantes de la gestión de la última década”, dijo Faillace.

Según la embajadora, “Distéfano como artista y como persona es un gran humanista. En su obra toma lo más cruento de la dictadura militar y refleja la violencia de una manera en la que subyace la tensión. Su trabajo cala profundamente en el dolor no solo físico, sino también moral. Y no sólo nos conmueve sino que además nos genera reflexión”, dijo sobre el conjunto de piezas.

“La historia del país va a estar allí”, enfatizó por su parte la curadora María Teresa Constantin sobre este conjunto de obras cuyo criterio de selección engloba tres aspectos: “que la producción de Distéfano está ligada a lo que le ha ocurrido al país, por ser él un sujeto histórico; que la temática de la memoria atraviesa toda su obra y los vínculos y guiños que su trabajo hace al arte universal”.

Además, señaló Constantin, “el maravilloso pabellón que tenemos en Venecia tiene una belleza y una austeridad que estuvo presente en la concepción del montaje de la obra, un espacio de una escala que no es típica de museo sino más bien de instalación”.

¿Cómo se enlaza la obra de Distéfano con el lema de la bienal, ‘Todos los futuros del mundo’? ¿Es apocalíptica? Se le preguntó al escultor: “No, es una toma de conciencia de lo que sucede, de alguna manera, de tratar de solucionar eso. Yo soy escéptico de la eficacia del arte para modificar la realidad pero de pronto algo llega”, dijo el artista.

Y recordó una anécdota: “Todas las mañanas llego a mi taller en La Boca y dejo el auto en un estacionamiento y el que trabaja allí me dice un día que en el conventillo de al lado hay un chico que es escultor y me insiste que vaya a verlo. Cuando entro, este chico, muy humilde y muy entusiasta, me muestra unas cosas, unos hierros, con un matafuego, qué se yo.. y de repente me pregunta cómo me llamó y le respondí: ‘Distéfano’. ‘Aaah, vos sos el chabón del museo’, se sorprendió. Él se emocionó mucho y yo también. O sea que algo llega”, relató emocionado.

Para Distéfano, “si bien mis obras parten de una temática muy fuerte, cuando comienzo a trabajar en lo único que pienso es en las formas, que las formas sean expresivas, que hablen independientemente de lo que representan. Escuchando al material, el mismo material me dice cómo tiene que ser. Las ideas salen del material”.

distefano-0

“Yo jamás hubiese pensado que podía ir a Venecia -confesó el artista en un tramo de la conferencia-, para mí fue una gran sorpresa. Estoy aterrado, tengo un miedo espantoso. Cuando hago una muestra me produce bastante incomodidad, ahí estoy prácticamente en calzoncillos, me ve todo el mundo. Pero después la gente viene, me habla o me felicita y me siento reconfortado”, admitió este creador que inició sus actividades en 1960 en el Instituto Di Tella.

En 1977, a raíz del golpe militar en Argentina, Distéfano se exilió en España junto con su mujer, la dramaturga Griselda Gambaro, cuya novela “Ganarse la muerte” fue prohibida por la dictadura.

Esta nueva edición de la cita máxima de las artes en el mundo contará con la participación de 56 países y tiene como curador general al prestigioso nigeriano Okwui Enwezor.

Fuente: Telam

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s