El cubano Carlos Garaicoa x 2 en España

Dos exposiciones simultáneas en Madrid y Santander presentan la obra más reciente del artista cubano Carlos GaraicoaOrden Inconcluso (político‐poético), curada por Agustín Pérez Rubio,director del MALBA, en el Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M),  Orden Aparente (poético‐político), en la Fundación Botín, comisariada por Vicente Todolí.

La muestra en la Fundación Botín reúne cerca de 35 obras realizadas en diversos medios -instalación, vídeo, fotografía, escultura, libros pop‐up y dibujos-, realizadas entre 2009 y 2014, y que permiten al visitante un acercamiento al imaginario estético y al discurso crítico de Garaicoa, en los que subyace la ciudad como representación de la memoria individual y colectiva.

Se incluyen en este recorrido obras como Las Joyas de la Corona (The Crown Jewels, 2009), o aproximaciones más poéticas como Jardín (de la serie La ciudad vista desde la mesa de casa, 1998) y Porque toda ciudad tiene derecho a llamarse Utopía (Because every city has the right to be called Utopia, 2001). Además, se presentan trabajos de la producción más reciente del artista, como Escala 1:1 (Scale 1:1, 2014), De la serie Edificios parlantes (From the Series Talking Buildings, 2011) o su nueva serie de dibujos Infames casas ocultas (Infamous Hidden Houses, 2014), entre otras.

Junto a ellas se exhibe una pieza concebida específicamente para la muestra en la Fundación Botín: Proyecto Frágil (Santander, 2014), que recrea, usando delgadas láminas de vidrio unidas por imanes, una gran ciudad portuaria con su geografía, barcos y grúas. Este tipo de obra, que el artista viene desarrollando desde 2010, remite a la fragilidad de la ciudad y de ciertas zonas de explotación de su potencial económico o político. Garaicoa realizó un proyecto similar para la isla Cockatoo durante la Bienal de Sydney 2013.

Otra obra donde emplea los mismos materiales es Wer im Glashaus sitzt… (If you have a glass house…, 2013), en la que reprodujo el museo Haus der Kunst de Munich, donde tuvo lugar la famosa exhibición de arte degenerado durante el fascismo.

Orden Aparente (poético‐político) enfatiza el carácter procesual del trabajo de Carlos Garaicoa, mostrando diferentes realidades sociales, cuestiones como la capacidad de la arquitectura para alterar el curso de la historia, el fracaso de la modernidad como un catalizador para el cambio social o la decadencia de las utopías del siglo XX. Con sus comentarios “poético‐políticos” Garaicoa irrumpe en la arquitectura de las ciudades y los paisajes que habitamos en pleno siglo XXI, dando forma a imágenes que trascienden las palabras y los hechos, las crisis y las utopías.

Desde sus primeras intervenciones en la calle, haciendo uso de la fotografía en su concepción estrictamente documental, hasta su producción más reciente, la arquitectura de las ciudades, y de La Habana en particular, ha sido un pretexto reiterado para articular un discurso irónico y crítico en el que los edificios que las conforman son utilizados como metáfora de utopías tanto arquitectónicas como sociales. Como afirma Vicente Todolí, comisario de la muestra, se trata de “un empeño subyacente por desarrollar una poética de la sospecha, motivado, en última instancia, por la necesidad de saber si alguna vez hemos sido engañados”.

Y es en algunas obras presentes en la exposición, como Las Joyas de la Corona (The Crown Jewels, 2009), una serie de ocho maquetas en miniatura realizas en plata fundida que reproducen emblemáticos edificios símbolos de la represión, la vigilancia y el control del Estado como la Stasi, la KGB, el Pentágono o la Base Naval de Guantánamo, donde esa necesidad, sumada a lo lírico y lo político, se pone claramente de manifiesto.

Según explica Carlos Garaicoa, “en esta obra, creada a partir de fotografías y textos amañados y de cuestionable credibilidad, utilizo una especie de licencia poética, edito y corrijo imágenes para suplantar la falta de información” en un intento por hacer visible lo oculto y cuestionar lo que oficialmente se nos presenta.

Vista de la instalación Las Joyas de la Corona (2009), de Carlos Garaicoa. 8 esculturas de plata, madera y vidrio. Dimensiones variables. Cortesía del Artista, Galería Elba Benítez (Madrid) y Galería Continua (San Gimignano/Beijing/Les Moulins). Foto: Ela Bialkowska

Carlos Garaicoa, Base Naval de Guantánamo, 2009, escultura de plata, 0.5 x 6,5 x 6.5 cm. Cortesía del artista, Galería Elba Benítez (Madrid) y Galería Continua (San Gimignano/Beijing/Les Moulins). Foto: Ela Bialkowska

Carlos Garaicoa, Estadio Nacional de Chile, 2009, escultura de plata, 3 x 14 x 8 cm. Cortesía del artista, Galería Elba Benítez (Madrid) y Galería Continua (San Gimignano/Beijing/Les Moulins). Foto: Ela Bialkowska

Carlos Garaicoa, Pentágono, 2009, escultura de plata, 1.5 x 9 x 9 cm. Cortesía del artista, Galería Elba Benítez (Madrid) y Galería Continua (San Gimignano/Beijing/Les Moulins). Foto: Ela Bialkowska

Y es que la imagen fotográfica ha sido utilizada desde sus inicios como coartada para sustentar los discursos históricos y ayudar a construir el complejo corpus ideológico que prefigura y perpetúa un orden. Un buen ejemplo es De la serie fotógrafo de domingo (Ucrania) (From the Series Sunday Photographer (Ukraine) 2013). Esta obra parte de una documentación fotográfica que el artista realizó en una antigua fábrica de acero de la época socialista en Donetsk (Rusia) y que, posteriormente, fue alterada en el ordenador para crear imágenes que remiten a la pintura impresionista. En un espacio poblado de imaginería soviética, que todavía transpira la presencia de miles de trabajadores, el artista intenta combinar la documentación de un pasado venido a menos con la edulcoración que le proporciona la pincelada quebrada y los altos contrastes de colores. Una acción que erróneamente podría tildarse de nostálgica y que, sin embargo, reclama nuestra atención sobre temas aún irresueltos de la historia del siglo XX.

También se sirve Carlos Garaicoa de los mapas y del dibujo técnico, que, como convenciones, lejos de mostrar una imagen neutra y objetiva, omiten y resaltan rasgos para presentar una visión sesgada de la realidad: un Orden Aparente, como reza el título de la muestra. La serie de mantas de corte inspiradas en los planos de arquitectos (blueprints) nos enfrenta, desde el simple esquema de un cajetín donde se suelen colocar los planos de un edificio, al espacio vacío y a la posibilidad infinita del lenguaje para describir y recrear nociones y espacios imaginarios.

La realidad y sus propuestas de completamiento o reforma, ya sean utópicas o plausibles, son el leitmotif de los libros pop‐up del artista, que recogen sus dípticos de fotografía y dibujo desde inicios de los noventa hasta la actualidad.

Carlos Garaicoa, De la serie La palabra transformada (IV), 2009, caja de luz, cinta adhesiva calada a mano sobre manta de corte, fotografía duratrans B/N, madera, cables eléctricos, luces led, 63.5 x 90.5 x 10.5 cm. Cortesía del artista, Galería Elba Benítez (Madrid) y Galería Continua (San Gimignano/Beijing/Les Moulins). Foto: Oak Taylor Smith

Carlos Garaicoa, Sin título (Chocolatería), 2014, alfileres e hilo sobre fotografía lambda montada y laminada dobre gator board, 125 x 160 cm. Cortesía del artista, Galería Elba Benítez (Madrid) y Galería Continua (San Gimignano/Beijing/Les Moulins). Foto: Oak Taylor Smith

 

La exhibición de Garaicoa en el CA2M (Centro de Arte Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid) reúne una selección de trabajos -fotografía, instalaciones y objetos- en los que el artista reflexiona sobre las distintas realidades económicas y políticas de dos de los países donde ha vivido: Cuba y España. En estas obras la arquitectura y la ciudad aparecen como un telón de fondo o escena desde donde se dan, a modo de teatro, acciones que reivindican el sentir ciudadano, como las manifestaciones o las pintadas en muros.

La muestra intenta poner en relación los grandes proyectos sociales de la arquitectura de décadas pasadas y las nuevas estructuras macroeconómicas, con las micro-realidades ciudadanas, es decir, con las reivindicaciones de los ciudadanos. Todo ello en un recorrido que va desde lo más sencillo y sensible como es la calle y el ciudadano a las altas esferas de lo político y económico como son los bancos y los gobiernos.

Los proyectos utópicos que se incluyen en la exposición se relacionan con los muros de las ciudades donde sus habitantes claman un nuevo orden estructural y no sólo político o económico. Piezas como Saving the Safe (Bundesbank) y Saving the Safe (Banco de España) son el reflejo del poder financiero, mientras que otras obras reflejan el sentir ciudadano. Es el caso de las alcantarillas situadas en las calles alrededor del CA2M y desde donde el artista increpará al espectador con nuevos eslóganes.

Vista de la exposición Orden Inconcluso, de Carlos Garaicoa, en el Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2014. Cortesía: CA2M

Vista de la exposición Orden Inconcluso, de Carlos Garaicoa, en el Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2014. Cortesía: CA2M

Vista de la exposición Orden Inconcluso, de Carlos Garaicoa, en el Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2014. Cortesía: CA2M

La exposición pretende trazar varias líneas conceptuales entre diferentes épocas de la obra de Carlos Garaicoa a través de una precisa selección de trabajos que tienen como denominador común tanto la economía y la arquitectura como el poder, el control y la utopía. Además, presenta una nueva serie de piezas realizadas ex profeso para este proyecto que intentan ahondar y enmarcar más profundamente esta intención del artista en conectar las diversas realidades políticas y económicas que le ha tocado vivir.

Tras su paso por el CA2M, la muestra podrá verse a lo largo de 2015 en el Museo Nacional de Noruega (Oslo) y en Villa Stuck (Múnich).

Con motivo de las exposiciones Orden Aparente (poético‐político) en la Fundación Botín y Orden Inconcluso (político‐poético) en el Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M) se publicará un catálogo en dos volúmenes donde se incluirán obras de ambas muestras. Esta edición también recogerá algunos proyectos anteriores de Carlos Garaicoa que, en su conjunto, permitirán profundizar más en los procesos e investigaciones de este artista.

La exposición de la Fundación Botín acoge obras provenientes de la colección propia del artista, de las galerías que lo representan -Elba Benítez (Madrid), Galleria Continua (San Gimignano/Beijing/Les Moulins) y Galeria Luisa Strina (São Paulo)- y de colecciones privadas provenientes de España, Brasil, Portugal e Italia.

Vista de la exposición Orden Inconcluso, de Carlos Garaicoa, en el Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2014. Cortesía: CA2M

Carlos Garaicoa (La Habana, Cuba, 1967) es uno de los artistas cubanos con mayor reconocimiento a nivel internacional. Entre sus exposiciones individuales más recientes cabe destacar las celebradas en el Museo ICO de Madrid durante el Festival PhotoEspaña 12, el Irish Museum of Modern Art de Dublín (2010), el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba (2009), La Caixa Cultural de Río de Janeiro (2008), el Institute of Contemporary Art en Philadelphia (2007) o el Royal Ontario Museum de Toronto (2006). Además, ha participado en la Documenta de Kassel y las Bienales de Venecia, São Paulo y La Habana.

Su obra ejerce de vínculo entre la que ha sido llamada la “generación de los ochenta” en Cuba y una generación más joven que empieza a consolidarse en la isla a partir de los años noventa, movimientos artísticos que constituyen lo que se ha denominado Nuevo Arte Cubano. Así, los comienzos de la carrera artística de Garaicoa coinciden con una de las etapas más difíciles vividas por los cubanos nacidos a partir de 1959, el llamado Período Especial, que sucedió al colapso del socialismo real en Europa del Este y al fin de la Guerra Fría. Probablemente debamos buscar en estos antecedentes la razón por la que Garaicoa sea un artista dotado con una capacidad intuitiva tan elevada y con un interés marcado por el modo en que se construyen y ponen en circulación las estructuras ideológicas. Su obra pone en cuestionamiento tanto el espacio institucional de la galería, como la misma noción de obra de arte, o la propia idea de autoría. Una heterogeneidad expresiva mediante la cual el creador se enfrenta de una manera contundente a la tradicional noción de estilo.

Vista de la exposición Orden Inconcluso, de Carlos Garaicoa, en el Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2014. Cortesía: CA2M

Vista de la exposición Orden Inconcluso, de Carlos Garaicoa, en el Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2014. Cortesía: CA2M

Vista de la exposición Orden Inconcluso, de Carlos Garaicoa, en el Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2014. Cortesía: CA2M

Vista de la exposición Orden Inconcluso, de Carlos Garaicoa, en el Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2014. Cortesía: CA2M

Vista de la exposición Orden Inconcluso, de Carlos Garaicoa, en el Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2014. Cortesía: CA2M

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s