Philip Guston: el regreso a la figuración con un cigarrillo en la mano

Parece una camino al revés, como de retroceso y a contramano de la historia. Pero no. La obra de los casi últimos 20 años de Philip Guston que se expone hasta febrero en el Schirn Kunsthalle de Frankfurt habla de una búsqueda llena de coraje.
Esta corpus de obra significa un giro valiente en la trayectoria de un artista que ya se había consolidado como un cultor del expresionismo abstracto y ese giro es lo que se ve en Philip Guston. Late works, una suerte de homenaje que se realiza este año cuando se cumple el centenario de su nacimiento.
after-Philip-Guston
En 1970, inauguró en New York la muestra que sorprendió a todo el mundo y que implicó un regreso a la figuración tras la era de postguerra. La muestra en la  Marlborough Gallery con las nuevas obras fue un escándalo tal que sus fervorosos críticos lo acusaron de traicionar los principios de la abstracción. Pero esa supuesta pureza de la abstracción tenía poco que ver con su idea de la pintura: a Guston ya no le satisfacía la suprema importancia dada a ese estilo que se había convertido, en su opinión, más en una ideología que en un método. Efectivamente implicaba la tensión política instalada por la guerra fría y también podía interpretarse el regreso a la figuración como una defensa a lo que se llamó la doctrina del realismo socialista. Visto a la distancia, un locura, un chaleco de fuerza para mirar las intenciones de un artista.
guston44visfea1

Ya a finales de los sesenta,  Guston inició una intensa etapa basada en el dibujo que terminó con pinturas en las que buscó romper con la pureza de formas preconizada por el arte abstracto introduciendo fragmentos de figuras o gruesas figuras completas; tonos rosas, rojos o azules, grandes cabezas, peludas piernas cortadas, zapatos o reminiscencias de puertas, paredes o bombillas que evocaban cómics de los años veinte.

Philip-Guston-The-Painters-Table-oil-on-canvas-1973

CS06_0040_Guston_OH_GCR

Precisamente los setenta fueron el periodo en el que Guston se entregó a sus preocupaciones emocionales, políticas y psicológicas. Prácticamente, todas sus figuras eran un autorretrato. El artista aparecía en ellas durmiendo, comiendo, bebiendo, pintando y desaparece el refinamiento a favor del humor y la ampulosidad. Ya en 1980, el SFMoMA le dedicó una retrospectiva a gran escala y su última gran muestra tuvo lugar en 1999.

daydreams

 Detalle de la exposición en la Schirn Kunsthalle de Frankfurt

La muestra de Frankfurt está integrada por setenta obras de aquel periodo y coincide con el centenario de su nacimiento. Se trata de pinturas y dibujos que ya han pasado por el MoMA, elCentre Pompidou y el Stedelijk de Ámsterdam.

Un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s