¡Cada día te parecés más a tu madre!

colletteMadre-hija. Julie (61), Amelie (33)

Antes de casarse con una mujer de la que uno está enamorado -decía un amigo que murió soltero-, conviene conocer bien a su madre. Es que con toda probabilidad -sostenía- con los años será igual que ella. No hay sexismo en la hipótesis: es igualmente válida para los novios y sus padres, pero a mi amigo eso no le interesaba. De estar vivo, le encantaría el trabajo del fotógrafo canadiense Ulric Collette, cuya muestra Retratos genéticos se exhibirá desde el 2 de octubre en la Centaur Theater’s Seagram Art Gallery de Montreal.

CollettePadre-hijo. Denis (53), William (28)

La serie Retratos genéticos, que Collete inició en 2008, consiste en retratos mezclados de parientes cercanos: madre/hija, padre/hijo, hermanos, primos y todas las combinaciones posibles, con las reveladoras similitudes y diferencias que las cargas genéticas muy parecidas dibujan en los rostros. Los resultados son inquietantes porque muestran lo decisivo que es el ADN a pesar de las diferencias de edad y género.

CollettePadre-hija

Y porque llevan a sospechar que las similitudes van mucho más allá de los rostros, por más esfuerzo que uno haga en su vida para diferenciarse de sus padres o de sus hermanos. No importa lo que uno haga, siempre habrá algo de cierto en esa frase maldita, que alguna vez todos hemos escuchado del otro en una discusión conyugal: “Al final, sos igual a tu padre/madre”.

CollettePrimos. Justine (29), Ulric, el autor (29)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s