La cucaracha y el porro

Fernando de La Rocque (Río de Janeiro, 1979) apela a la  irreverencia para instalar un debate sobre la libertad. Primero como si fuese óleo, aplica humo de cannabis para trazar sus obras, segundo llama a esta muestra Blow Job-El trabajo de soplar, cuando “blow job” resuena a mamada en inglés.

Blow Job abrió el 15 de agosto en la galería La cucaracha de Río de Janeiro, un espacio ecléctico, polo de intervenciones artísticas que tiene en  común la  provocación,  con una multitud arremolinada que nos cuenta La Rocque superó las 500 personas.

El delirio carioca que generó la muestra tiene que ver con el objetivo que se trazó el artista con esta “pintada” con humo de cannabis. Dibuja rostros de íconos políticos y religiosos. Quizá se pueda catalogar como la “irreverencia” tres.

La Rocque, que defiende la despenalización del uso del cannabis, explica que lo más importante para él con esta muestra no fue poner en discusión este tema, sino poner en agenda una discusión sobre la libertad de pensar en el asunto y de hacer arte con eso.

Sobre los íconos elegidos para sus pinturas con humo de porro, su particular “mamada”, Larocque nos explica vía Facebook “cada imagen simboliza un ícono que lideró el concepto de libertad.(…) Por ejemplo, Laika, la perra rusa que viajó al espacio, es una alegoría de la expresión de un deseo carente de coraje. Ningún hombre tuvo el coraje de enfrentarse al espacio encerrado por un tiempo en una nave. Representa el sueño ruso donde por cada conquista debía haber algo que representase la voluntad del pueblo”.

2012-08-13-cannabisart2.jpg

La Rocque creó estos trabajo en papel soplando humo de  marihuana sobre esténcil. En el proceso de trabajo no podemos imaginar cómo el atrevido carioca terminaba después de “pintar” con humo de porro, imaginamos que se la pasaba inhalando ese humo, no imaginamos que haya usado un barbijo o algo por el estilo, pero el dice que no inhalaba. Todo es posible. Pero esto es un detalle, feliz o no por el recurso aplicado a su nueva serie de trabajos, lo importante es la instalación de una discusión insoslayable que la sociedad mundial todavía se debe. Y ahí está Blow job para ponerlo con una brutalidad nada sutil en evidencia.

La muestra puede verse hasta el 22 de septiembre en la también irónica galería de Ipanema.

Yo soplo con La Rocque. ¡Soplemos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s